lunes, 26 de marzo de 2007


Integrantes:
Sugey Karina Mendivil Calderon
Roxana Marisol Vasquez ruiz



Grupo:
H-09



Tema:
Sexualidad





Fecha:
Martes 13 de marzo del 2007








Tema Diversidad Sexual



Objetivo

  • Aportar un poco mas de información sobre el tema de diversidad sexual



Contenido


La diversidad sexual es un término complejo de explicar, ya que implica el conocimiento de todas las variables que encontramos en la sexualidad humana.

En el sexo biológico, encontramos toda la implicación de los aspectos biológicos y reproductores que encontramos en el ser humano. Un ser humano puede ser (como en el caso de los animales), un individuo macho o hembra. Pero también vamos a encontrar a los individuos denominados hermafroditas (que poseen caracteres de ambos sexos).

El sexo biológico posee tres niveles reconocibles clínicamente, que son:

  • El morfológico, con sus presencias de órganos pélvicos externos e internos, con todas las características sexuales primarias y secundarias.
  • El fisiológico, basado en la presencia y el accionar de las diversas hormonas sexuales que presenta cada individuo, y por útlimo
  • El cromosomico, que se observa en base a la presencia de los diferentes tipos de cromosomas sexuales de cada individuo.

En el sexo psico-génerico encontramos también toda la implicación que se presenta con respecto al sentimiento que tenemos sobre nuestra masculinidad / feminidad, que se presenta en nuestra personalidad, abarcando también los aspectos que con respecto al estilo de vida, son los que vamos a seguir para estar más acordes con nuestra propia personalidad. Aquí encontramos que el ser humano puede ser definido como hombre o mujer, ya que estos términos están referidos con respecto a la mentalidad humana y no al sexo biológico, ya que implican el sentimiento interno de nuestra propia masculinidad / feminidad presente, así como del estilo de vida que vamos a adoptar en nuestro vivir.

Con respecto a la preferencia u orientación sexual, se puede mencionar que es lo que corresponde a los aspectos del comportamiento o etología sexual, cómo son, con quién, y con qué intensidad vamos a disfrutar nuestras relaciones sexuales íntimas, ya que la preferencia sexual, es con quien nos gustaría tener nuestras relaciones, mientras que la orientación sexual, es con quien en realidad, tenemos nuestras propias relaciones, en base a nuestra situación frente a la sociedad, mientras aparte queda la nula o el exceso de intensidad y periodicidad, con que llegamos a tener nuestras propias relaciones.

Con respecto a la vida y la formación de nuestra propia familia, podemos encontrar las diferentes formas de vivir, ya sea desde vida en solitario, a la vida en pareja y hasta vida en uniones múltiples., ya sea con individuos de sexos diferentes, como de sexos iguales., y que pueden ser o no aprobadas por las instituciones de la sociedad, como el matrimonio, las uniones de convivencia u otras más.

Las combinaciones posibles de relación sexual entre los seres humanos no son tantas: las personas venimos al mundo en cuerpo de mujer o de hombre, por lo que hay básicamente tres modalidades de pareja sexual: mujer/hombre, mujer/mujer, hommbre/hombre. Pese a que cada cultura otorga valor a ciertas prácticas sexuales y denigra a otras a partir de una determinada concepción de la sexualidad, calificamos de antinatural lo que desconocemos o lo que nos parece extraño.









Relaciónes no heterosexuales


¿Por qué el primer tipo de pareja, la heterosexual, ha sido considerada la relación “natural”? Por su complementareidad reproductiva. Pero ¿es verdaderamente la reproducción de la especie el sentido esencial del acto sexual? No, sin embargo la tradición cultural judeocristiana occidental planea la inmoralidad intrínseca del acto sexual: el placer es malo y sólo se redime la sexualidad si se vuelve un medio para reproducir a la especie. En tal concepción subyace una creencia: las prácticas sexuales tienen, por sí mismas, una connotación inmoral “natural”, expiable con culpa y sufrimiento. Además, por valorar fundamentalmente el aspecto reproductivo, se conceptualiza la sexualidad como actividad de parejas heterosexuales, donde el coito dirigido a fundar una familia tiene preeminencia sobre otros arreglos íntimos. Por lo tanto la sexualidad sin fines reproductivos o fuera del matrimonio, no heterosexual, no de pareja, es definida como perversa, anormal, enferma, o, simplemente, moralmente inferior.

Defender la diversidad sexual implica defender la vida democrática de nuestras sociedades. Y como el proyecto democrático, por sí solo, no genera condiciones para que exista libertad sexual es necesario impulsar ciertos acuerdos sociales que eduquen contra la homofobia, impidan la discriminación y fomenten el respeto a la diversidad sexual humana. Defender la diversidad sexual implica defender la vida democrática de nuestras sociedades. Y como el proyecto democrático, por sí solo, no genera condiciones para que exista libertad sexual es necesario impulsar ciertos acuerdos sociales que eduquen contra la homofobia, impidan la discriminación y fomenten el respeto a la diversidad sexual humana.




Homofobia



La homofobia es la denigración en los hombres de cualidades consideradas femeninas y, en cierta medida, de las cualidades consideradas masculinas en las mujeres.

Para nadie es un secreto que la epidemia de sida en nuestro país ha diezmado y afectado de manera desproporcionada a la población gay masculina. Sin embargo, pareciera existir un acuerdo general para tratar de invisibilizar esa realidad. Primero imperaron las buenas razones: había que combatir el estigma tan arraigado y extendido entre la población porque falseaba la percepción del problema ("una enfermedad de maricones"), y activaba el odio potencialmente peligroso contra una minoría. Mas tarde se dio por supuesto que la "comunidad" gay estaba más y mejor informada que el resto de la población y que por tanto no era prioritario el trabajo preventivo en dicha comunidad. Luego se institucionalizó la deshomosexualización de la epidemia y se decretó la tendencia creciente hacia la heterosexualización del sida: según los datos, los casos femeninos y de adolescentes se multiplicaban aceleradamente, mientras que el porcentaje de casos homosexuales y bisexuales descendía de manera continua. Presentadas sin una lectura crítica, las cifras epidemiológicas parecen confirmar esa apreciación, sin embargo, la interpretación oficial contiene muchas imprecisiones.



Homosexualidad


La homosexualidad es la orientación sexual (atracción sexo-afectiva) hacia personas del mismo sexo. La palabra puede designar tanto la orientación entre hombres como entre mujeres, aunque es más común usarla para hombres ya que para las mujeres se utiliza la expresión "lesbianismo". Las implicaciones y el significado de la homosexualidad han de contextualizarse según la cultura y el tiempo histórico.
El sustantivo gay se refiere a personas homosexuales de ambos sexos, aunque generalmente se usa hablando del género masculino homosexual. La principal diferencia entre estas dos palabras es que "gay" es un término neutro o positivo, importado del inglés y elegido originalmente por la comunidad gay de San Francisco para referirse a sí mismos.

Existen personas con orientación homosexual que, en condiciones de intolerancia y violencia o de difícil acceso a otras personas del mismo sexo, mantienen relaciones heterosexuales. La represión, la homofobia y las opiniones de muchas religiones, entre ellas el islam, la católica y la judía, así como un gran número de sectas cristianas, obliga a los homosexuales a mantener su orientación sexual velada, en ocasiones fingiendo ante la sociedad tener una orientación heterosexual. La cultura norteamericana ha acuñado el termino “in the closet” (‘en el armario’) para referise a este fenomeno. En la actualidad, hay más personas con orientación homosexual que están 'saliendo del armario' o 'han salido del armario', lo que se aplicaría a las personas que dejan de fingir o reprimir su orientación sexual.

La actividad sexual con una persona del mismo sexo no se considera necesariamente homosexualidad como orientación sexual, sino comportamiento homosexual. No todos los que desean a personas del mismo sexo se identifican como homosexuales o bisexuales. Algunos tienen relaciones sexuales a menudo con personas del mismo sexo pero son y se definen como heterosexuales. Es entonces importante distinguir entre comportamiento, orientación e identidad homosexual, los cuales no tienen porque coincidir. Es el caso que se da en ciertas circunstancias tales como la reclusión en centros penitenciarios, ya que en estos pueden aparecer relaciones homosexuales "situacionales", aunque el comportamiento sea heterosexual fuera de allí. Lo mismo puede ocurrir por razones económicas o ajenas a la voluntad.





Lesbianismo





Lesbiana o también lesbianismo o safismo, es sinónimo de homosexualidad para el género femenino, es decir, una mujer que se siente atraída afectiva o sexualmente hacia su mismo sexo.

El término lesbianismo hace referencia a la isla de Lesbos (actual Mitilene) en Grecia y a la poetisa Safo, por sus poemas apasionados (dedicados a sus amigas) y la vida rodeada de otras mujeres, lo cual le valió la reputación de homosexual.

La terminación "-ismo" en lesbianismo implicaba (el sufijo -ismo indica "partidario de") la idea de que la organización comunitaria de los homosexuales tendía a la promoción de sus conductas; al irse apartando la sociedad de la creencia de que la homosexualidad es voluntaria, se fue imponiendo "homosexualidad" sobre "homosexualismo".

Existe una historia que puede ser considerada como la más temprana en términos lésbicos y es el amor entre Nohemi y Ruth, aunque trataba de amor familiar, también fue la confesión de amor y fidelidad eterna que pueda tratar la biblia en estos asunto. Lo que dice Ruth a Nohemi es una viva declaración de amor y de seguro seguida por muchos de los que hemos amado de esa forma y esta bella recitación dice: “No insistas más en que me separe de ti. Donde tu vayas, yo iré; donde tu vivas, yo viviré; tu pueblo es mi pueblo, y tu Dios es mi Dios; donde tú mueras, yo moriré y allí me enterrarán. Juro hoy solemnemente ante Dios que sólo la muerte nos ha de separar.”

Discriminación y feminismo

La mayoría de las culturas antiguas ha considerado a las lesbianas como inexistentes, a diferencia de la homosexualidad masculina, considerada hasta hace pocas décadas como enfermedad además de perseguidos y castigados duramente por ello. Las mujeres se han perseguido por ser adúlteras y prostitutas, pero no por su orientación sexual, en este aspecto se podría considerar que las lesbianas han sido marginadas por omisión y de no reconocer su propia existencia. El auge de las últimas décadas de los sectores denominados representantes del feminismo han luchado por mucho tiempo por el reconocimiento del lesbianismo. Históricamente, las lesbianas han estado involucradas en la lucha por los derechos de las mujeres.

En los años 1970 con la emergencia del feminismo moderno, el separatismo lésbico devino popular en occidente donde grupos de mujeres vivían juntas en sociedades comunales. Algunas mujeres encontraban este tipo de sociedad liberadora. Otras como Kathy Rudy, remarcó que los estereotipos que se desarrollaban en la colectividad separatista lésbica, fue lo que la hizo dejar el grupo.



Historia sobre la presencia publica de las feministas lesbianas

"Por una mujer ladina perdí la tranquilidad.... ... y a la orillita del río / a la sombra de un pirul / su querer fue todo mío / una mañanita azul / y después en la piragua / nos fuimos a navegar / qué lindo se movía el agua / cuando yo la volví a besar" Así se oía la voz bravía de Lucha Reyes hace 60 años, sin que nadie realmente creyera que una mujer pudiera hacer que otra "perdiera la tranquilidad".
Era una época de esplendor de la cultura popular mexicana, en la que muchas otras célebres mujeres interpretaron apasionadas canciones de amor dirigidas a otras mujeres -en señal de respeto a la letra de los autores- sin que esto despertara sospechas de "irregularidad" alguna. Eran también tiempos de expansión económica y de una estabilidad social que enmarcaron un orden férreo en cuanto a los papeles sexuales de hombres y mujeres.

La rígida cultura sexual de la época no sólo hacía inimaginables a las mujeres lesbianas, sino que socialmente eran indiscutiblemente invisibles. Después de siglos de silencio y sin memoria escrita al respecto, no puedo más que inferir ahora que las mujeres lesbianas en México han estado durante la mayor parte de su soterrada historia o casadas -con hombres- o "acompañándose" unas a otras, sin espacios sociales ni opciones económicas para vivir sus relaciones amorosas abiertamente.

Aunque hacia fines de los años sesenta, las lesbianas continuaban siendo una especie de personajes de ciencia ficción en la representación de la cultura sexual dominante, la explosión de procesos contraculturales y los movimientos de jóvenes no sólo exploran una visión distinta a la versión tradicional del país, sino que la sexualidad se convierte en terreno de confrontación.
La articulación de la voz pública de las mujeres lesbianas fue un proceso complejo en el marco de una sociedad que había profundamente naturalizado la invisibilidad cultural del lesbianismo y universalmente aceptado la discriminación, al punto de no reconocerla como tal. En ese sentido, se puede decir que la construcción de una presencia pública de las mujeres lesbianas es la historia de la exploración personal y colectiva de una argumentación y de un vocabulario político para responder al interrogatorio del entorno social en cuanto a la pertinencia y al significado de vivir "fuera del closet".
Para investirse de sentido, la salida del closet del movimiento lésbico gay tuvo que contender en primera instancia con la preeminencia de una cultura del confesionario, cuyo pacto tácito es que, mientras las cosas se manejen "por debajo de la mesa", sin confrontar directamente las normas dominantes, la homosexualidad puede suceder, como un hecho inevitable y socialmente tolerado. Esto significa entonces que "el pecado" puede ocurrir, pero requiere de la discreción y de la complicidad de otros, que se reservan el derecho de absolver a aquéllas que se resignen en silencio a la condena social explícita y vociferante de la homosexualidad.



Diversidad Sexual en México



En México la vida de las lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales, travestis y transgenéricos está permeada por la discriminación y la intolerancia, negándoles los servicios prioritarios como salud y educación así como oportunidades de empleo, incluso llegan a ser víctimas de acoso y múltiples agresiones.

De ahí que la Procuraduría Social del Gobierno de la Ciudad de México haya creado el Programa de Diversidad Sexual que desde ahora brindará orientación jurídica, administrativa y social a este sector de la población.

Las personas con diferente orientación sexual tendrán la posibilidad de presentar sus denuncias ante la Procuraduría, en caso de ser agredidas física o verbalmente; ser detenidas injustificadamente; discriminadas por alguna autoridad o en el caso de que se les niegue algún servicio.

De acuerdo con la Procuraduría Social, las leyes de nuestro país no restan derechos a las personas debido a sus preferencias sexuales, lo que es más , el artículo 282 bis del Código Penal del Distrito Federal, establece pena de uno a tres años de prisión a quien cometa actos de discriminación por razones de orientación sexual.

Igualmente castiga a quien provoque, incite al odio o a la violencia; que en ejercicio de sus actividades profesionales, mercantiles o empresariales, niegue a una persona un servicio o una prestación a la que tenga derecho; veje o excluya a alguna persona, grupo o bien, niegue o restrinja derechos laborales.

El programa dirigido a este sector de la población que continuamente es segregado por la sociedad, pretende generar un espacio para escuchar su problemática y analizar propuestas.

La Procuraduría Social insiste en que los derechos humanos de estos grupos constantemente son violentados y no son pocas las ocasiones en que se dan situaciones de maltrato verbal o físico por parte de elementos de seguridad pública o incluso, remisiones injustificadas a Juzgados Cívicos.

“Reivindicar los derechos humanos de los sectores excluidos, más que una actitud de tolerancia, significa una acción clara y precisa de un gobierno que promueve con hechos el respeto de todas y todos los ciudadanos”.




Día Internacional del Orgullo GLTB





El Orgullo por la Diversidad Sexual es una actividad que comenzó a realizarse en 1970 en EEUU para conmemorar la revuelta de Stonewall, en Nueva York. Esta protesta fue encabezada por travestis y homosexuales clientes de este local de ambiente que estaban molestos por los continuos atropellos policiales. La consideran la primera revuelta-gay de la historia contemporánea.
A partir del año siguiente comenzó a celebrarse el 28 de junio el Día del Orgullo por la Diversidad Sexual. Con el tiempo la celebración fue extendiéndose a otros países. En Venezuela hubo un primer intento de hacerlo en 1994, y se hizo una pequeña caminata en el boulevar de Sabana Grande en la noche, coordinada por el Movimiento Ambiente.
Finalmente fue en el 2001, que varias organizaciones LGBT y ONG's del área de VIH/SIDA organizaron la primera celebración pública y masiva del Orgullo por la Diversidad Sexual del país. El punto de concentración de los primeros años fue la Plaza de los Museos en el Parque Los Caobos, ubicado en la zona de los teatros y museos de Caracas, capital del país.



"¿Mujer o Trans? La inserción de las transexuales en el movimiento feminista"


El hecho trans plantea una pregunta al movimiento feminista: o las mujeres trans tienen pleno derecho a ser entendidas como mujeres, dentro de los presupuestos binarios del sistema sexo-género o su existencia manifiesta radicalmente el fin de la binariedad y la comprensión del movimiento feminista como fuerza que actúa en otros términos.

Muchas de vosotras, aun oyéndome cortésmente, os estaréis preguntando: ¿tiene derecho a estar aquí? Yo también me lo he preguntado

La primera respuesta sería algo así: me ha costado muchos años, muchas dificultades, mucha voluntad llegar a ser mujer. Ser mujer. ¿Qué es ser mujer? Esto plantea la cuestión en términos legales o científicos.

En términos legales, tengo que decir que no lo tenía resuelto en 1993, y sin embargo fui acogida cordialmente en el Congreso de Madrid. Ahora he dado un paso más y en mi carnet de identidad, mi nombre, sexo y hasta la foto están definidos como femeninos. Desde el punto de vista legal, de los hechos jurídicos, recordaré algo interesante: existen sólo dos sexos legales, lo que es una simplificación de la realidad biológica, donde no sólo existen muchas formas de intersexualidad, sino que se encuentra en ellas una parte muy considerable de la población, alrededor de un dos por ciento.

Por tanto, en estos términos, la cuestión es sencilla; sea cual sea mi status biológico, pertenezco a uno de esos dos sexos legales, y por tanto jurídicamente sería discriminatorio negarme la entrada en cualquier asociación de mujeres. Por supuesto, también sería discriminatorio, en otros ámbitos, negarme el acceso atendiendo... a mi condición de mujer. En ese punto, necesito y exijo el respaldo, el apoyo, la solidaridad del movimiento feminista.

Pero tenemos que ir más lejos y, sabiendo que los dos sexos legales son sólo sexos legales, finalmente convenciones sociales, preguntarnos si de alguna manera más profunda soy mujer. Creo que es lo que todas estamos haciendo.

La pregunta nos conduce al esencialismo ¿Hay algo que defina esencialmente a la mujer? ¿El cariotipo? ¿Los genitales? ¿Las funciones reproductivas? ¿La orientación sexual? ¿La conducta, la ropa? ¿Todo ello junto? ¿Una parte de ello?

Sin duda, hay una elevada proporción de personas que en un test que comprendiera todas esas preguntas, pondría la equis en la misma fila de casillas. Diríamos que es mujer a todos los efectos, persona XX, fenotípicamente femenina, capaz de maternidad, amante de los hombres, usadora de faldas, etc. Esto nos llevaría con facilidad a una jerarquía de la feminidad, mujeres que serían más o menos mujeres, según el número de equis que pusieran en las casillas de uno de los lados, o bien a un concepto borroso de la feminidad, mujer es más o menos tal cosa.

Pero las preguntas deben ir todavía más lejos. Yo soy trans, pero no todas las personas trans recorremos los mismos itinerarios. Recordaré que el prefijo trans, que expresa la idea de transición, es el denominador común de una compleja serie de experiencias; las personas transvestistas oscilan entre momentos femeninos y momentos masculinos; una de ellas, con motivo del 8 de marzo, escribía que no sentía que debiera participar en el Día de la Mujer; las personas transgenéricas afirman su feminidad cerebral y eligen vivir permanentemnte como mujeres aunque no desean operarse; las personas llamadas transexuales (o mejor transgenitales) optan por modificar sus caracteres sexuales primarios.

¿Entonces qué ocurre con el feminismo? ¿A quién representaría, por quien trabajaría y combatiría? ¿Por la mujeres que lo son a todos, todos los efectos, o por quienes más o menos son mujeres?

Creo que una respuesta primera, espontánea, está clara, y a mí personalmente me beneficia. Yo soy mujer más o menos, entro dentro de la definición borrosa de mujer, y por tanto, sin darle muchas más vueltas a la cabeza, tengo derecho a ser aceptada dentro del movimiento feminista.

Pero cabe una posición diferente, que creo que es más interesante para mí y para todas vosotras. Yo he hecho una transición dentro del sistema sexo-género. Al hacerla, me he demostrado a mí misma que ese sistema no significa un condicionamiento inexorable de las personas. Con otras palabras, que una misma persona puede aceptar unos condicionamientos sexogenéricos u otros; emerge la condición de persona, la condición de consciencia, como independiente, distinta, superior a esa clase de condicionamientos. Yo no me he encontrado a gusto como persona condicionada masculinamente; he preferido condicionarme femeninamente hasta donde he podido y pueden nuestras técnicas y también nuestras estructuras sociales y culturales. Hay quizás también algún factor biótico que me ha predispuesto más o menos a todo esto, pero también y sobre todo hay un factor de voluntad. No sólo era trans en el secreto de mi alma, y lo he sido durante cuarenta años; he conseguido ser trans a los ojos de todos, y éste paso del pensamiento al hecho tiene por tanto un significado social.

Que es el mismo que el del feminismo. El feminismo no es sólo un movimiento de defensa de las mujeres, un sindicalismo, un corporativismo, un identitarismo, que sería lo que requiriese esa definición previa de quién es mujer, para saber quién puede afiliarse y quién no. El feminismo es un movimiento de transformación de la vida humana, y es evidente que en lo más profundo de su ser no es antimasculinista, sino antisexista, antigenerista.


Derechos

La Unión Europea, que comprende 27 estados, no tiene una política común que afecte a los derechos del colectivo LGBT, pero si que trabaja para la no-discriminación. LGBT es una acrónimo usado como término colectivo para referirse a las personas Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales. Es una adaptación del acrónimo LGB. Se considera un término menos controvertido que los términos queer ó lesbigay, y más amplio que homosexual o simplemente gay.




Diversidad Sexual y la Ley

La situación legal de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales (GLBT) varía mucho en el mundo, pero en ningún país disfrutan de la misma igualdad de derechos que los heterosexuales.
En la vanguardia de los países del Sur, Sudáfrica, Fiji y Ecuador incluyen en su Constitución la orientación sexual como una categoría expresamente protegida contra la discriminación. Por otro lado, en muchos otros países sigue vigente una legislación que prohíbe o regula la actividad sexual consensual entre adultos del mismo sexo. Ciertas leyes, a menudo denominadas "leyes de sodomía", reglamentan actos sexuales específicos (por ejemplo, las relaciones anales) independientemente del sexo o de la orientación sexual de la persona, mientras que otras prohíben una serie de actividades sexuales entre personas del mismo sexo. En ciertos casos, el campo de aplicación de las leyes es bastante amplio (por ejemplo, cuando prohíben cualquier acto sexual "antinatural" o "indecente"). En algunos países, en particular las naciones musulmanes donde se aplica una forma muy conservadora de la ley Sharia, tales como Arabia Saudita e Irán, los actos homosexuales son ilegales y están sujetos a una pena máxima de muerte. En otros países, y más frecuentemente en el caso de las relaciones lésbicas, las leyes nacionales no mencionan ni su penalización ni su legalidad.
En 1994, un australiano presentó una denuncia ante el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU) contra una ley que penalizaba el sexo consensuado entre varones adultos en Tasmania, Australia. El Comité declaró que tales leyes violan el derecho a la privacidad y a estar libre de discriminación y agregó que la referencia a "sexo" en las cláusulas no-discriminatorias del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) (artículos 2(1) y 26) se debe entender como abarcativa de la "orientación sexual". Es decir, los derechos definidos en el PIDCP no se pueden negar a ninguna persona por su orientación sexual. Sin embargo, no existe ningún tratado internacional que consagre explícitamente el derecho de las minorías sexuales a la no discriminación.
Tanto la penalización como la invisibilidad legal de las relaciones sexuales afecta el derecho de gays y lesbianas a la igualdad de trato y de oportunidades, y al acceso en áreas como el empleo, la vivienda, los servicios públicos, las pensiones, los beneficios de salud, etc.
Mientras que las organizaciones GLBT nacionales e internacionales creen que son precisas profundas transformaciones socio-culturales para que las personas GLBT puedan ejercer sus derechos como ciudadanas y ciudadanos plenos, muchas consideran que un paso importante hacia esos cambios consiste en luchar por reformas legales que eliminen legislación discriminatoria existente e introduzcan nuevas normativas que defiendan explícitamente la libertad de orientación sexual. También en algunos casos la energía de los y las activistas GLBT se concentra en defender los logros ya alcanzados contra los intentos conservadores de revertirlos.
En el año 2003, partir de la iniciativa del gobierno brasileño de someter una resolución sobre orientación sexual y derechos humanos ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, numerosas organizaciones de todas las regiones del mundo se enfrentaron con el sistema de Naciones Unidas. El 29 de marzo del 2004, se supo que Brasil no podía presentar la resolución sobre orientación sexual debido a la intensa presión que la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), el Vaticano y la derecha evangélica estaban ejerciendo sobre dicho país. El tema permanece en la agenda de derechos humanos para ser discutido en el año 2005.



La lucha por un Matrimonio Gay



Cuando el alcalde de San Francisco Gavin Newsom dio luz verde para que el personal de este municipio comenzase a casar a parejas del mismo sexo, hace una semana, Donayre y Bulbuk no se lo pensaron dos veces.
La pareja residente en Sunnyvale (en el californiano Silicon Valley) tomó el primer vuelo desde Miami -donde se encontraba esos días para participar en un programa de televisión sobre los derechos de los homosexuales- a San Francisco.
A las ocho de la mañana del viernes, un día después de que comenzase la ola de matrimonios, ambas se plantaron en el ayuntamiento para guardar el turno de cientos de parejas del mismo sexo que esperaban pacientemente para conseguir lo que ninguna otra ciudad de EEUU ha querido darles: una licencia de matrimonio.
"Fue raro, porque entendemos las ramificaciones legales", señala Donayre, nacida hace 34 años en Panamá.
"El matrimonio es una palabra muy cargada de connotaciones religiosas y de otro tipo y, a veces, cuesta que se entiendan los derechos legales a los que da acceso", indica Donayre, que curiosamente estuvo casada (con un hombre) antes de descubrir la que considera su verdadera orientación sexual.


Matrimonio y derechos legales

De esta manera, la activista cree que, aunque pocos estadounidenses negarían a los homosexuales los privilegios que se derivan del derecho a la igualdad, muchos heterosexuales no se dan cuenta de que sólo a través del matrimonio se tiene acceso a pensiones, herencias o la adquisición de la nacionalidad, algo relativamente sencillo para las parejas del mismo sexo.
"Ser lesbiana es difícil, pero ser lesbiana e inmigrante lo es todavía más: al temor a la discriminación se añade el de que puedan echarte del país en cualquier momento", señala.
Donayre, que pidió asilo a EEUU por temor a represalias por su condición de lesbiana en Brasil -país donde residía junto con su familia- señala que muchas parejas de homosexuales tienen un problema adicional, ya que el Departamento de Inmigración no reconoce las parejas del mismo sexo.
Para combatir este obstáculo Donayre y Bulbuk -estadounidense de 41 años-, fundaron la organización "Love Sees No Borders" ("el amor no tiene fronteras").



Razón de Selección del Tema


Decidimos seleccionar este tema ya que la diversidad sexual ha existido desde la creación del ser humano, pero por prejuicios que aún se tienen se ha tratado de ocultar información sobre el tema y por eso existe tanta discriminación ante estas personas. Desde nuestro punto de vista todos somos seres humanos y tenemos los mismos derechos y obligaciones, por lo que la preferencia sexual de cada individuo es parte de su intimidad e integridad.
"Promovamos la libertad e igualdad para vivir en un mundo mejor"




Mapa Mental







Bibliografía


  • http://www.letraese.org.mx/queesladiversidad.htm
  • http://www.letraese.org.mx/homofobia.htm
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Diversidad_sexual
  • http://papelesdsx.blogspot.com/
  • http://www.choike.org/nuevo/informes/949.html
  • http://es.wikipedia.org/wiki/Homosexual
  • http://www.laneta.apc.org/cgi-bin/WebX?230@61.8tVlamcTHaa^0@.ee72c7c
  • http://www.univision.com/content/content.jhtml?cid=335363
http://es.wikipedia.org/wiki/Lesbiana









MAPA MENTAL








NOTICIA


Salen del clóset



22/MARZO/2007
Gabriel Campos





A más dos décadas de haberse dado la denominada “segunda revolución sexual” y ahora con las reformas a la leyes de sociedad y convivencia que se han manejado alrededor del mundo, hombres y mujeres homosexuales de todos los países han ido “saliendo del clóset” con la firme intención de ganarse un lugar entre la sociedad.
Aunque la declaración de ser homosexual en figuras públicas, se ha escuchado más en gente del espectáculo, en otros ámbitos como el deporte, el “destaparse” ha levantado revuelo y ha generado controversia.
El caso más reciente en el mundo deportivo, es el del ex jugador de la NBA, John Amaechi, nacido en Massachussets y criado en Inglaterra, quien declaró el mes pasado su preferencia homosexual con la publicación de su biografía “Man in the Middle” (Hombre en el medio).
El ex jugador de los equipos de Cleveland, Orlando y Utah relata entre otras cosas, sus inicios en el baloncesto hasta llegar al profesionalismo, así como criticar a Jerry Sloan, técnico de Utah Jazz y al dueño del club, Larry Miller por homofóbicos.
Amaechi, quien se retiró de la Liga en el 2003, pasó a la historia al ser el primer jugador de la NBA en declarar abiertamente su preferencia homosexual.
Para noviembre del 2002, el ex jugador de la NFL, Esera Tuaolo, salió del armario cuando se celebró la sexta edición de los Gay Games (juegos gay) en Sydney, Australia.
El hawiano tras su destape, y luego de tres años desde su retiro en 1999, se convirtió en el portavoz de la comunidad LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales), por su labor de concienciar a la sociedad en cuanto a la tolerancia y la diversidad sexual.
Otro de los que están en la lista de los Gay Games, son el ex jugador de beisbol de las Grandes Ligas, Billy Bean, quien para abril del 2004, se unió como embajador de esta federación.
El ex jugador de los Tigres de Detroit, los Dodgers de los Ángeles y de los Padres de San Diego, declaró su preferencia homosexual en 1999, luego de cuatro años del fallecimiento de su compañero sentimental y tres de su retiro del profesionalismo.
Para ese mismo año, la tenista francesa Amelie Mauresmo, declaró su lesbianismo mediante una conferencia de prensa con medios de comunicación de todo el mundo.
Y aunque siguió teniendo el apoyo de sus patrocinadores, por su preferencia sexual recibió la discriminación de algunas de sus compañeras, quienes la describieron como “mitad hombre o “con brazos y hombros de hombre”.
Ya que para la apertura de su bisexualidad en 1980, luego de la presión que sintió al destaparse su relación con la escritora Rita Mae Brown, sus patrocinadores dejaron de otorgarle el apoyo, por la polémica que causó en el mundo del deporte blanco.




TRIPTICO

Para que vean nuestro super triptico den click aqui






ENCUESTA





INTERPRETACIÓN DE LAS ENCUESTAS

Los datos arrojados por la encuesta fueron los siguientes:

1.- ¿Cómo cree que es tomado el tema de la diversidad sexual en México?
La mayoría de las personas opinaron que en México la diversidad sexual es inaceptable aunque estemos en pleno siglo XXI.

2.- ¿Estás de acuerdo con la nueva ley de convivencia?
Hubo una contradicción con la primera respuesta ya que en esta ocasión casi todas las personas estan de acuerdo con la ley de convivencia.

3.- ¿Por qué crees que algunas personas deciden salir del clóset?
Los encuestados opinaron que los homosexuales deciden salir del closet por decisión propia, por dejar atrás los secretos, por sentirse mejor consigo mismos y por eliminar el miedo a ser descubiertos.

4.- ¿Te gustaría que en México aceptaran el matrimonio legal entre homosexuales ?
Casi todas las personas encuestadas dijeron que no les afecta, es decir, no les importa si las autoridades lo aceptan o no.

5.- ¿Cómo consideras la adopción de menores de edad entre parejas homosexuales?
Opinan que esto afectaría psicologicamente a los menores.

En resumen: Siguen existiendo perjuicios entre la sociedad hacia las personas homosexuales, aunque si comparamos epocas pasadas con la actual, poco a poco la sociedad esta aceptando que existe la diversidad sexual.

CONCLUSION FINAL

Con el paso del tiempo todo ha ido cambiando y siendo mas abierto a diferentes aspectos de la vida y de las personas, sobre todo en el tema de la sexualidad, por eso cada vez es mas común que temas como la diversidad sexual sean mejor vistos entre las personas, aunque todavia no es aceptado en su totalidad, pero estamos en curso que a través de los años y de la información la diversidad sexual sea algo de todos.